Cómo elegir los suelos de los centros sanitarios

Los pisos para hospitales y clínicas tienen un trabajo multifacético para mejorar la seguridad, reducir el estrés, facilitar la satisfacción del paciente y proporcionar un sólido retorno de la inversión (ROI). En términos de diseño sanitario, los suelos deben destacar en todas estas áreas:

  • Resistencia al deslizamiento: El suelo debe ser estable y antideslizante. Los cambios en el suelo deben ser suaves, sin bordes ni diferencias de altura con los que tropezar.
  • Desinfección: Los suelos deben ser resistentes a los derrames y estar sellados para evitar la propagación de microbios y gérmenes. La facilidad de mantenimiento también es fundamental.
  • Absorción del ruido: Cuando los pacientes intentan dormir y el personal intenta concentrarse, un suelo no puede hacerse eco del sonido de cada pisada. El suelo debe absorber el ruido de forma eficaz.
  • Dar: En el diseño sanitario, el suelo debe tener cierta flexibilidad para evitar las caídas. Ya sea por la elección del material o por la capa inferior, el suelo no debe ser demasiado duro. Un poco de flexibilidad puede marcar la diferencia entre una contusión y un hueso roto.
  • Amortiguación: Los suelos acolchados facilitan la marcha. Esto es importante para los pacientes que tienen problemas para caminar y para el personal que va de un lado a otro con prisas, lo que supone un esfuerzo para sus pies, tobillos y rodillas.
  • Estética: El suelo adecuado para las instalaciones sanitarias da la bienvenida a la gente. Los pacientes y las familias quieren sentirse tranquilos y seguros. También debe transmitir profesionalidad y limpieza. El personal debe disfrutar trabajando en la zona. El color es importante, así como la capacidad del suelo para reflejar y amplificar la iluminación, especialmente en los lugares donde entra la luz natural.

RENTABILIDAD: Es necesario que el suelo se ajuste a un determinado presupuesto de instalación y mantenimiento, y tiene que durar. Esto significa que debe soportar el tráfico peatonal intenso, así como los carros de los equipos y el transporte de los pacientes que lo atraviesan con regularidad.

Opciones de suelos sanitarios y hospitalarios

  • Los suelos de caucho en láminas son una opción fantástica cuando se trata de los suelos que se utilizan en hospitales y centros sanitarios. Es duradero, higiénico, fácil de sellar, absorbe los impactos y el ruido, y está disponible en una amplia gama de estilos.
  • Los suelos de vinilo en láminas son otra opción excelente. Los suelos de vinilo en láminas permiten crear barreras antimicrobianas y pueden emular con precisión muchos aspectos naturales que resultan tranquilizadores y calmantes, como la madera y la piedra. Además, son muy resistentes a las salpicaduras, duraderos y fáciles de mantener.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*